17/02/2020 2 min to read

Alternativa teatral no para de crecer

Category : buenos aires, lugares, reseña, teatro

La comunidad independiente que nació para potenciar el teatro y su participación en la última edición del Festival Internacional de Buenos Aires.

Por Azul Giménez.

Con la intención de facilitar el acceso a la información sobre artes escénicas entre una masa de personas que circulaba dispersa, en el año 2000 aparece Alternativa Teatral, un proyecto que fue cobrando relevancia hasta transformarse en un clásico y que tiene el valor inusual de seguir siendo independiente. Quienes actúan, dirigen, escriben dramaturgia o llevan adelante una pequeña sala, quienes producen, hacen prensa, diseñan, operan toda la técnica, piensan estrategias o gestionan públicos, y quienes van a una sala grande o chica a ver teatro, forman parte de una comunidad diversa y colaborativa que fue protagonista en la reciente edición del Festival Internacional de Buenos Aires, con venta y reserva de entradas.

El Festival

Entre espectáculos nacionales e internacionales llevados a cabo a fines de enero en salas y al aire libre con entrada libre y gratuita, participaron alrededor de 185.000 personas que pudieron disfrutar de los 530 espectáculos y actividades que programó el festival. Alternativa Teatral contó con dos boleterías ubicadas en el Teatro San Martín y en el Centro Cultural 25 de Mayo y una nueva aplicación “Alternativa Entradas Check In” que permitió el ingreso de público a través del código QR, sin necesidad de hacer filas en boletería y disminuyendo el consumo de papel, de cara a una mayor conciencia sustentable.

En la que fue su segunda edición anual de verano, el festival trabajó en cuatro temáticas que signan las agendas actuales: género y diversidad, ambiente, integración y tecnología y su director, Federico Irazábal, aseguró: “Cerramos una nueva edición del FIBA ratificando la apropiación que los porteños han hecho de este evento ya instalado en el verano de la ciudad de cada año. Desde una plena ocupación de las salas en las que se realizaron los montajes nacionales e internacionales, así como en cada uno de los barrios en los que hubo propuestas artísticas, el público acompañó al festival con entusiasmo en los diversos tipos de propuestas ofrecidas. La fiesta performática en el Casco Histórico y la Maratón Abasto fueron los hitos de apertura y cierre de un festival que a lo largo de sus diez días fue vivido por artistas, espectadores y programadores como una verdadera fiesta”.

Entre las perlitas del estuvo la notable y original obra de Lisandro Rodríguez, “Estás conduciendo un dibujo”, que propuso a los espectadores embarcarse en un paseo en una moto conducida por un performer para realizar recorridos secretos con paradas en distintos puntos de la Ciudad. El final del trayecto fue en el Estudio Los Vidrios, donde cada participante de la experiencia realizó un dibujo o un escrito. Y compartió la performance de Martín Seijo: “Estás instalando un dibujo”.

Con esta nueva alianza entre el festival más importante de CABA y la comunidad en perpetuo crecimiento en la que se convirtió que Alternativa Teatral, el teatro argentino tiene nuevas razones de celebración e impulso para seguir creciendo más allá de los apoyos gubernamentales.