15/10/2020 4 min to read

Animarse a ayudar

Category : Entrevista, nacional, niños

Con la crisis de 2001 como marco inicial, “Por lo chicos” surgió a partir de la inquietud de un grupo de amigos cuyo objetivo principal fue y sigue siendo mejorar la calidad de vida de aquellos niños y niñas que enfrentan situaciones de gran vulnerabilidad. Hablamos con Juan González del Solar, uno de sus miembros para conocer la historia y los proyectos de una iniciativa que ya lleva casi dos décadas junto a los que más lo necesitan.

Por Azul Giménez.

¿De qué se trata “Por Los Chicos”?

Por Los Chicos es, primero y principal, un grupo de amigos que un día se animó a ayudar a aquellos que más lo necesitan. Somos una Asociación Civil sin afiliaciones políticas ni religiosas que nació en el año 2001, en medio de la fuerte crisis económica que transitamos en el país. Nuestro objetivo es ayudar a mejorar la calidad de vida de más de 3000 chicos y chicas en situación de vulnerabilidad en la Argentina; ponemos énfasis en la educación y la nutrición infantil para poder expandir sus oportunidades y favorecer de esa manera su inclusión social. Hoy en día, somos más de cuarenta voluntarios y voluntarias de todas las edades, incluso de diferentes lugares del mundo.

¿Qué recorrido tiene?

En el 2001 comenzamos con el programa de apoyo alimentario a comedores —que sigue funcionando hasta el día de hoy, en más de veinte instituciones en todo el país—; a partir de ahí, fuimos desarrollando proyectos sociales orientados a la salud, la nutrición, la educación, el arte y la inclusión social y cultural. Esto es posible gracias a la colaboración de más de setecientos padrinos y madrinas, así como gracias al apoyo de empresas; en ambos casos, no solo aportan dinero, sino que muchas veces se suman a proyectos nuestros, como el de las mochilas —cada voluntario arma una mochila para un estudiante en particular, personalizada—, que hacemos antes del comienzo de clases. En nuestra página pueden ver nuestros proyectos.

¿Y las actividades?

Debido a la situación que estamos atravesando, hace cuatro meses lanzamos una nueva campaña llamada A La Mesa, que tiene como objetivo lograr que más de 3000 chicos y chicas de todo el país, puedan reunirse alrededor de la mesa y compartir una comida en familia. ¿De qué manera? Donando una caja que contiene alimentos y artículos de limpieza y de prevención sanitaria. Ingresando a www.porloschicos.com, cada persona puede donar el monto que quiera, por el tiempo que elija, y va a estar colaborando para ayudar a las familias que más lo necesitan. Todas nuestras energías están puestas en lograr el objetivo de poder ayudar a un total de 1500 familias de distintos puntos del país.

A partir de malos accionares de algunas ONG mucha gente desconfía de este tipo de organizaciones, ¿qué pueden decir al respecto?

No me ha tocado casi cruzarme con esa respuesta. Y lo primero que se me ocurre responderte es que ese colectivo impreciso, “mucha gente”, está poblado de personas que buscan excusas para no ayudar —lo que parte de un error primario: nadie está obligado a nada—. Luego, pienso que desconfiar de las ONG por casos como los que mencionás es como dar por tierra con la medicina porque hay casos de mala praxis y médicos corruptos. El que quiere ayudar, puede encontrar cómo, siempre hay alguien cerca a quien preguntarle, hay infinidad de organizaciones con las puertas abiertas y es muy muy fácil comprobar adónde va la ayuda propia. Desde nuestra organización decimos: “La confianza, el respeto y la transparencia son los valores más representativos de nuestra organización. Sabemos lo difícil que es lograr generar un vínculo de confianza con la persona que está dispuesta a donar, es por eso que cada persona, luego de realizar su donación puntual para la campaña A La Mesa, sea el monto que sea, recibe información detallada de a dónde fue su dinero y a qué familia está ayudando, junto con más detalles particulares de la composición de las familias, con la posibilidad de contactarse con ellos vía mail y poder generar un vínculo si así lo desean. Por otro lado, cada mes, los padrinos y madrinas de cada proyecto o comedor reciben una comunicación con novedades de las entregas y, adjuntas al mail, reciben también las facturas con los detalles de las compras de alimentos que le corresponden. De esa manera, garantizamos la transparencia de la mejor manera posible, y todos los envíos se cargan a nuestra página web, de modo que sean de público acceso”.