Diego Capusotto: “No me veo para nada obligado a salir a hacer reír en tiempos de pandemia”

Hace un año Mogambo iniciaba su historia entrevistando al gran Diego Capusotto. Hoy celebramos reincidiendo en su figura con un breve reportaje hecho por Nancy Giampaolo a partir de una producción privada de poemas que el actor comenzó en el marco de la pandemia.

Foto: Martín Tricárico.

¿Cómo aparece la escritura de poesía?

La pandemia eliminó las ganas que podría haber tenido de hacer algo relacionado al humor, la verdad. No me puse esa obligación. Más bien me quedé expectante a la espera de que esto se desvanezca, aunque cada vez se hace más largo. Y en esta espera me encontré con la escritura, que es algo que no hago habitualmente, aunque lo haya hecho en muy contadas ocasiones en el pasado, y ahora me vino en la forma de una especie de arrebato postalísitco. Insisto: por ahora no tengo ganas de hacer algo relacionado a la producción humorística.

“Arrebato postalístico”, explayate…

Le digo así porque lo que hago son como postales en las que mezclo las fotos de un amigo, Daniel Berbedés, con estos versos que escribo.  Es algo que le voy pasando a la gente que quiero y es cercana, pero no descarto publicarlo más adelante para que lo conozca el público general, aunque no tengo ningún apurro. Daniel es parte de la banda de amigos de mi hermano mayor, alguien que, obviamente, no me daba bola cuando éramos chicos, pero ahora nos reencontraos, especialmente a beber, (risas)

Vamos a publicar esas “poesías postales” o “postales poéticas” para los lectores, pero antes, hacé como todos los famosos y seudofamosos y tira algún consejo para pasar la pandemia…

Si no aguantás más, suicidate, así hay menos contagios. (Risas)

Quizás muera por un rato para atravesar los destinos inciertos para llenar de aire los ataúdes hermanos, para declinar la rabia del tiempo, para correr sin miedo hacia la herida y soñar con el próximo muerto, que seré el grito que el ahogo recuerda salpicarse de mí hacia la nada.

Mover el avispero y caer ahí cabeza abajo para saberme muerto en vida.

Te puede interesar...