25/10/2019 4 min to read

“La intención no es gustar, sino poder crear sin límites”

Category : Entrevista, música, reseña

En el marco del lanzamiento del nuevo disco de Los Espíritus, Maxi Prieto habló con Mogambo del feliz presente de la banda.

Por Nancy Giampaolo.
Registro fotográfico del show presentación en el Teatro de Flores por Martín Tricárico.

¿Podés describir el proceso cuyo resultado terminó siendo Caldero?

Durante la gira de agua ardiente recorrimos muchos lugares y escuchamos mucha música que nos marcaron el rumbo. Nuestro paso por caldas, Medellín, la Habana fueron de gran inspiración, quisimos incorporar algo de ese aire a nuestra música. Darle más importancia a las percusiones, buscar un sonido  que remita a la raíz, a la unión. Los invitados refuerzan esa idea. Mario Kaona es un percusionista colombiano que tiene su propia orquesta de salsa y se sumó en “Destino”. Bombino, un guitarrista de Níger con el que hicimos varios shows en Niceto le aportó un sonido desértico, único . Si bien el disco no tiene nada de salsero se puede decir que es el disco más salsero de una banda de blues. El arte de tapa estuvo a cargo nuevamente de Santi Pozzi, elegimos la foto del Pipe tocando la tambora de niño que nos parecía representativo del sonido del disco.

Para los que somos amantes del concepto “álbum” el picoteo que propone Internet sigue siendo un tanto difícil de tragar. ¿Qué te pasa a vos como escucha, digo, saliendo de tu rol de músico: ¿picoteás o vas por el disco de cabo a rabo?

Me gustan las dos cosas, pero creo que soy de la generación del disco. Me acuerdo cuando iba al Parque Rivadavia o al centenario a comprar cassettes grabados, ir con cinco pesos y estar toda la tarde viendo en qué invertirlos. Me acuerdo cuando compré Trompe le Monde de Pixies, no tenía idea de que sería pero tenía mucha curiosidad. Me acuerdo de pedalear rápido en la bici para llegar a casa y develar el misterio. El disco me voló la cabeza, de pronto llamaba a algún amigo por teléfono y le contaba lo que había conocido y seguramente mi amigo me contaba la joya que había encontrado él. Cada vez que compraba un casette lo escuchaba todo el tiempo, quería sacarle el máximo jugo posible. Cuando un disco era aburrido lo escuchaba igual, trataba de que me guste. El giro que dio todo me parece alucinante, esto de poder escuchar musica gratis en Youtube o Spotify, tener acceso a toda la música grabada, para mí generación es una locura, me encanta. Soy de buscar listas para meterme en algún género que no conozco y tener una idea de que artistas son los más representativos, si me interesa alguno especialmente me gusta poner un disco entero. Ahora se está reeditando música de todo el mundo que había quedado perdida en la historia y es muy fácil tener acceso. Rock psicodélico de África, por ejemplo, hay cosas muy interesantes. O el afrobeat y el highlife que son dos géneros de los que se sabía poco y nada, ahora es sólo sentarse a buscar y das con una fuente de música hermosa.

Hablame de los cambios de formación que tuvieron en el último tiempo y qué se ganó y qué se perdió en eso…

Es parte de la historia de todos los grupos, músicos que se van, músicos que vienen. Lo importante es seguir haciendo música, grabando, girando. En Caldero, con la salida de Fernando, el Pipe pudo dedicarse más a sobregrabar percusiones y a componer la cuerda percutiva para todo el disco, creo que le dio un sonido distintivo.

En Aguardiente las letras tenían mucho de crítica social, algo que en Caldero aflojó bastante para dar paso a otros mundos, ¿por qué?

Agua Ardiente se hizo en un momento particular, Macri estaba asumiendo al poder y su propuesta, que es la del neoliberalismo, ya sabemos cómo termina. Los ricos más ricos, los pobres más pobres, la educación y salud destruidas, desocupación, represión, gatillo fácil… me hizo escribir una seguidilla de canciones para desquitarme un poco. Igualmente creo que hay sentencias fuertes en Caldero. Hay que ver también qué entiende cada uno por crítica social. Todo termina siendo político.

Sos de ir a ver otras bandas ¿Cuáles y por qué?

Este año tuvimos la suerte de compartir un show con Seun Kuti en Bogotá, con integrantes originales de la banda de Fela. Terminamos de tocar y nos quedamos a ver el reci. Fue una especie de exorcismo, es una música que te conecta con tu espíritu inmediatamente. Fue lo mejor que vi en mucho tiempo.

De los cuatro discos que llevan, ¿qué es lo que más valorás de cada uno?

Están todos interconectados, dependen el uno del otro. Caldero es la suma de todo el recorrido, de todo lo que aprendimos. Existe un diálogo entre los discos, cada uno tiene su personalidad y es diferente del anterior y del que le sigue. Yo estoy contento con el proceso creativo, seguir haciendo discos, la intención no es gustar, sino poder crear sin límites.

¿Con qué va a encontrarse el público en estos shows que tiene por delante?

Estamos muy contentos con la recepción que tiene Caldero. Hace poco tocamos en el Teatro Flores para un público que nos dio una noche inolvidable. Tuvimos invitados en percusiones, Santiago Córdoba en congas, los hermanos de Guinea, Gali y Mohamed en chekere y bongó, para presentar el sonido que está registrado en el álbum y que esperamos llevar a gran parte de la gira que tenemos para este año.