Mimi Maura: “Nunca sentí que el hecho de ser mujer fuera un límite”

En el marco de sus 20 años con la música, Midnerely Acevedo, por todos conocida como Mimi Maura, asegura que es posible ganarse un espacio gracias al esfuerzo y la confianza en el propio talento. Pasado y presente de una de las voces más dotadas y carismáticas del rock en castellano.

Por Romina Rocha.
PH: Martín Tricárico / Studio Funk

En estos tiempos en que se discute el rol de las familias, vos y Sergio Rotman llevan más de 20 años juntos, ¿cuál es la fórmula?

Tenemos un ritmo de todo el tiempo estar haciendo cosas y no paramos y no nos da tiempo de aburrirnos. Y esos pequeños momentos de tranquilidad donde podés respirar no son algo a lo que estemos acostumbrados, todo lo contrario, estamos todo el tiempo al palo. Y somos amigos, nos divertimos. Yo creo que el problema con las parejas es cuando ya en verdad no te llevas bien, no te soportas. Tenemos juntos una vida, o sea, yo para él y él para mí, los dos nos complementamos tanto como padres, porque Sergio fue un papá presente y nos turnábamos para cuidar al niño, como para el resto de las cosas. Entonces funcionábamos muy bien, cuando uno estaba cansado el otro lo ayudaba y así. Lo único difícil fue que no podíamos salir salvo los días de show. Y el problema no era que éramos los dos músicos, ¡sino que tocábamos en la misma banda juntos! (risas) Ese era el problema. Pero nunca dejamos que eso fuera una razón para separarnos o no tocar juntos, porque en realidad eso estaba bien. El nene se tuvo que adaptar de chiquito, bendito, pero al final se convirtió en uno de nosotros. También hace unos años tocamos todos juntos en Japón.

Mucho antes de Japón tocaron juntos estando él en tu panza… ¿Cómo fue eso de cantar embarazada?

Para mí no fue nunca una molestia, lo que sí estuvo bueno es que yo hice un yoga especial. Tenía una amiga que se ofreció a darme unas clases y entonces yo compré un libro de yoga para embarazadas (risas) y se lo regalé. Una de las primeras cosas que aprendí fue a caminar, a poner bien la espalda y a atender mi posición, entonces uno está como más consciente. Así que tuve un embarazo muy natural, al igual que el parto.

Cambiando de tema, ¿Qué pensás de la nueva Ley de Cupo femenino? ¿Creés que efectivamente va a democratizar los espacios para las mujeres?

Yo no tengo idea bien de cómo funciona eso y me parece bastante raro, no sé a qué mujeres esto les puede beneficiar. Porque yo, como artista, siempre creo que en los festivales tienen que estar los mejores artistas que se puedan convocar y no me molestaría que fueran todas mujeres tampoco, pero dividir la música por un género me es bastante extraño. No sé si hay otras cosas involucradas aparte de la música…

Lo están aplicando a todos los ámbitos…

O sea, nos dividen como quieren, ¿seguir dividiéndonos? A mí me parece muy raro. También me parece raro que, en realidad, las luchas importantes como es el aborto legal hayan quedado ahí un poco abandonadas, como que es importante, pero, de golpe, no tanto como la ley de cupo… Entonces me pregunto, ¿cuáles son las prioridades? Es todo muy confuso.

Y vos, que hace 20 años estás en el mundo de la música, ¿alguna vez fuiste restringida o limitada de alguna manera por ser mujer?

No, para nada, yo nunca sentí que el hecho de ser mujer fuera un límite. Yo entiendo, estamos haciendo música desde hace mucho tiempo y seguro toqué en lugares donde me gritaron “puta”; o sea, me pasó de todo. También me invitaron y me querían poner de corista, pero es algo de otra época, de los ’80 y de los ’90, pero yo no me quedo con eso. Yo me quedo con que me gané mi lugar porque hago bien lo que hago, porque confío y creo en lo que yo hago, entonces me parece ridículo querer ganarse un lugar no por talento sino por “ser mujer” porque eso sí te limita, porque si por ser mujer necesitas que alguien te dé un lugar que no tienes, entonces no importa lo que hagas.

Te puede interesar...