“Si copiamos feminismos de latitudes extrañas, vamos a fallar”

Las mujeres y los gremios, un tema fuera de la agenda y una realidad efectiva. Entrevista a Maia Volcovinsky.

Por Romina Rocha.

Entre todas las expresiones del feminismo que hoy están en boga, no es muy habitual encontrarnos con una expresión del mismo dentro de los ámbitos gremiales y sindicales, un poco porque no es mainstream y no tiene repercusión mediática, pero otro poco también porque el gremio y el sindicato no son espacios de contención, formación y derechos en todas partes del mundo. Muy por el contrario, podríamos decir que la Argentina es de los pocos que tienen acceso a una instancia intermedia entre los trabajadores y los empleadores en la que los primeros sean los protagonistas. 

Por ese motivo, me gustaría que nos cuentes cómo coexisten el feminismo y el gremialismo en nuestro país y de qué hablamos cuando decimos “feminismo gremial”.

Coexisten porque son fundacionales del Modelo Sindical Argentino. Para el movimiento obrero argentino, hablar de mujeres y sindicalismo es hablar de Eva Perón. Evita era el lazo de amor entre los trabajadores y el General Perón. Ella escuchaba a diario las problemáticas que acercaban los representantes de cada actividad, impulsaba soluciones, discutía con los sectores patronales y cuando se ponía difícil la discusión, acudía al General. La consecuencia de eso fue la mejora en las condiciones de trabajo y el fortalecimiento de los gremios. A eso debemos agregarle el apoyo que brindaba Evita a desarrollo de la actividad mutual de los gremios, que era para disfrute del trabajador y su familia; campings recreativos, sedes sociales, hoteles vacacionales y hasta hospitales.  Por esa razón, ustedes van a ingresar a cualquier gremio u hotel gremial o camping y se topan si o si el busto de Perón y Eva. Nunca el uno sin el otro, cuentenmé ¿en qué otra organización se van a encontrar con esta imagen tan poderosa? Tal vez allí anida el secreto de su trascendencia.

¿Cuál es la lucha que encarnan las mujeres dentro de los gremios?

Hay una cuestión que me gustaría resaltar. Si a las mujeres se las encasilla solo en la lucha de las mujeres, perdimos a las mujeres para la lucha por una Argentina más justa y por mejores condiciones para los trabajadores; ni siquiera las tendremos para defender a los compañeros de su lugar de trabajo. Las mujeres dentro de los gremios encarnan todas las luchas que los gremios (formados por hombres y mujeres) se propongan. Eso en primer término. Una vez que las mujeres dentro de una organización asumen esta tarea, deben afinar el lápiz para pensar en las mujeres que representan. Nunca a la inversa, sino es como poner el carro delante del caballo. Cuando afinamos el lápiz vemos que los problemas de las mujeres son los mismos de siempre, se nos hace difícil llevar adelante la familia, la maternidad, sin el respaldo de la comunidad. Los gremios, desde las Obras Sociales, tienen un rol inmenso en acompañar la salud de la familia, es lo más preciado, y la maternidad en particular requiere mucha atención en salud. También siempre tenés más de un jefe/a que piensa en términos de productividad y pone cara a los que tenemos familia, el gremio tiene que estar para acomodarlo y evitar cualquier pérdida de derechos que se origine en razón de ser madres o intentar serlo (no son pocas las mujeres y hombres que debido al estrés laboral luchan años hasta poder ser padres). Y la cuestión económica es pesada, vos sabés que la educación es obligatoria desde los 5, es decir que hasta los 5, casi no tenés educación pública gratuita, por eso son muchos los gremios que tienen guardería (cuando las leyes indican que deben ser a cargo del empleador). La agenda es enorme y por ser clásica no pierde vigencia, hay que poner el oído y el hombro nomás.

¿Cuál es el rol de los hombres? ¿Existe una división entre unos y otros?

Hay diferencias entre mujeres y varones, ambos se pierden de mucho cuando trabajan separados. Desafortunadamente se foguea división desde algunos sectores de feminismo extremista. En los gremios, esa lógica desentona. Entiendo que en otras organizaciones sea así, acá pone en riesgo la representación y defensa de los derechos de los trabajadores. Eso no quita que entre mujeres tengamos un compañerismo y complicidad particular, como hay entre los hombres. Eso es y será siempre y tiene que ver con la amistad.

¿Cuál es tu posición sobre los feminismos mainstream? ¿Tienen puntos de encuentro?

La lucha de las mujeres o se nutre de la historia del Pueblo donde pretende encarnarse o pasará como una moda. Tuvimos a Eva, tuvimos los mayores niveles de participación de la mujer en la política de todo el globo, tuvimos a la primer mujer presidenta del mundo, Isabel. Y más acá siempre las mujeres fueron protagonistas, ya de momentos no tan felices de la argentina, pero protagonistas lo mismo, en buscar a sus hijos las Madres, en parar la olla para el comedor ante el hambre, en organizar el control de salud materno infantil en los barrios-las manzaneras-. Porque somos el corazón de la comunidad, y ese corazón nos mantiene unidos. Si copiamos feminismos de latitudes extrañas, vamos a fallar, de una. Tal vez haya algún interés en que fallemos…